26
Oct
10

10 preguntas a Paco del Pozo, cantaor

La fama se puede comprar, el prestigio sólo se gana trabajando

Francisco del Pozo Carpintero (Madrid, 9 de abril de 1975) es conocido artísticamente como Paco del Pozo. Proviene de una familia sin raíces flamencas pero estudió desde muy temprano con guitarristas como Paco de Antequera y Manolo Molina. A los 12 años fue galardonado con el premio al Mejor Cantaor Revelación de Madrid. Con 21, consiguió la Lámpara Minera y con 28 grabó su primer disco Vestido de Luces dedicado al mundo de los toros. Del Pozo es un cantaor abierto que, además del cante por derecho, ha realizado colaboraciones con músicos de jazz o clásico. El poeta Félix Grande dice de él que “canta con la fuerza de su juventud y con la sabiduría de un viejo”. Ahora también es profesor en la Fundación Casa Patas.

Paco del Pozo por Martín Guerrero para Casa Patas

Paco del Pozo por Martín Guerrero para Casa Patas

1-¿Es cierto que la afición te viene de una relación especial con el flamenco? Sí porque no hay antecedentes flamencos en mi familia, por eso mismo siempre he tenido una relación especial con el cante, una relación que no puedo compartir con mi entorno de la misma forma que si ellos hubieran sido artistas.
2-Empiezas a recibir clases siendo muy pequeño, ¿tenías claro lo que querías o fue por imposición de tus padres? Todo lo contrario. Sin el apoyo de mis padres no hubiera sido jamás cantaor. Ellos han sido y siguen siendo el pilar fundamental de mi carrera. Comencé a dar clases con el tocaor Paco de Antequera con 7 años, algo después con Manolo Molina y éste me hizo debutar con 8 años. Sobre los 14 años empecé con Pepe Pucherete que ha sido el que más ha influido en mi formación como cantaor.
3-¿Cómo son las primeras experiencias profesionales? Empecé formando parte del cuadro flamenco del Corral de la Morería. Aprendí un montón. Tenia como 17 años y me metieron allí los bailaores Rosario y Ricardo Castro. Con ellos comencé a cantar para bailar porque antes ya había cantado “alante” desde hacia años.

Paco del Pozo con Concha Jareño. Fotos: Martín Guerrero

Paco del Pozo con Concha Jareño. Fotos: Martín Guerrero

4-¿Qué papel juegan los tablaos en el aprendizaje de un artista? Fundamental, aunque yo soy de la opinión de que antes era mucho más importante. Yo pillé la última buena época de los tablaos. Al poco tiempo se fue difuminando. Desde primeros del siglo XX hasta casi finales los tablaos los componían grandísimos artistas y eso era genial para los jóvenes. Era la mejor escuela.
5-¿Y crees que aportan algo al que ya es profesional? Creo que sí. Hay un contacto mucho más cercano con el público y sirve  para calibrar espectáculos o pequeños fragmentos de estos que luego se van a hacer en teatros importantes. Creo que el paso del flamenco del tablao y los cuartos a los teatros ha perjudicado claramente a los primeros aunque benefició al bolsillo de los artistas y a la imagen del flamenco.
6-Durante tu carrera has viajado por todo el mundo tanto acompañando a grandes bailaores como cantando alante ¿Qué cualidades son importantes en un cantaor según sea solista o de acompañamiento? Yo he intentado e intento ser lo más completo posible. He trabajado de las dos maneras pero también reconozco que soy un cantaor mucho más completo para cantar alante que para bailar. Aun así, me he hartado de cantar para bailar. Lo último que he hecho ha sido unas colaboraciones con María Pagés, además de trabajar durante 3 años en el conservatorio profesional de Danza Carmen Amaya de Madrid.

Paco del Pozo. Fotos: Martín Guerrero

Paco del Pozo. Fotos: Martín Guerrero

7-¿Cómo describirías tu forma de cantar? ¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de ella? Intento ser lo más completo y hacer el mayor número de estilos posibles y hacerlos bien. Soy un cantaor de voz limpia y potente pero que dulcifica el cante cuando éste lo requiere. No seré yo el que diga cuales son mis virtudes. No soporto escuchar mis grabaciones ni ver mis videos (ríe).
8- Entre otros, atesoras el premio de cante de la Unión del 97. Los galardones ¿aseguran algo? No, nada, pero ayudan a cantaores como yo, sin antecedentes y con pocas formas de darte a conocer. Los concursos están bien para eso y si es alguno grande como el de la Unión mucho más. También dan prestigio. La fama se puede comprar, el prestigio sólo se gana trabajando.
9- Actualmente, también impartes clases de cante en la Fundación Casa Patas, ¿es necesario tener buena voz o se puede aprender a cantar? Estoy comenzando con las clases y te aseguro que está siendo una experiencia muy positiva. Lo de menos es la voz. Ver gente de Japón, Estados Unidos o Inglaterra cantando en mis clases sí que es importante y hace grande al flamenco. Mi reto es hacer cantar a todos y cada uno de ellos.
10- ¿Qué opinión te merece Casa Patas? Es un grande entre los grandes. De prestigio mundial. Con 18 años yo canté por primera vez en su escenario. Creo que la fundación está haciendo un trabajo tremendo en la difusión de nuestro arte y en general de la cultura española.

Anuncios

0 Responses to “10 preguntas a Paco del Pozo, cantaor”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Archivo


Lo último en Flickr

La Truco, bailaora y maestra del baile flamenco y sus alumnas aventajadas en Casa Patas, Flamenco en Vivo

Folleto-FLAMENCO-San-Isidro-2017-incompleto

Bota y Tacon Casa Patas

Jose-&-Encarna-Anillo-&-El-Cabeza-1601

Jose-&-Encarna-Anillo-&-El-Cabeza-1602

Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: