12
Abr
11

10 preguntas a Antonio Canales

Canales en las aulas de la Fundación

Canales en las aulas de la Fundación

Premio Nacional de Danza, coreógrafo y director de su propia compañía, Canales impartió una clase magistral para los alumnos de la Fundación Casa Patas, una lección difícil de olvidar para los afortunados que tuvieron el privilegio de asistir.

1-Con la perspectiva del tiempo, ¿cómo recuerda sus inicios en el flamenco?
Con muchísima ilusión. Eran tiempos difíciles, donde se unían la incertidumbre y la gran afición por y para la danza. Era un continuo desafío con el mundo y con las ganas de llegar a ser bailarín. Una entrega total hacia el arte.

2-¿Imaginaba que llegaría a ser la figura que es?
No, en un principio sólo quería entregarme en cuerpo y alma al baile y poder vivir de él y para él. Lo otro quedaba muy lejos de mis pensamientos y de mis aspiraciones.

3-El mayor reconocimiento para un matador es ser “torero de toreros”…¿usted también prefiere ser “artista de artistas” o piensa más en el público?
Una cosa lleva a la otra. Primero prefiero ser reconocido y admirado por mis compañeros, que son los más exigentes y entendidos. Después, claro está, que el público me quiera y me apoye. Así ha sido en mi caso y estoy muy orgulloso de ello.

4-Ser considerado maestro ¿da vértigo, responsabilidad, miedo, orgullo…?
Por supuesto que no todos los grandes intérpretes después han sido buenos docentes o coreógrafos. En mi caso se reúnen las tres modalidades. Y, la de la docencia, aunque es muy delicada y entregada, no puedo negar que es la que más me gusta y apasiona. Es un reto y disfruto con ello.

5-¿Existe el “estilo Canales”?
Después de tres décadas creo que hay un estilo canalista que habita en el mundo de la danza; en la concepción de construir una compañía; en una puesta en escena y un estilismo en los movimientos. Es como un niño que se ha hecho grande y enamora a diestro y siniestro.

6-Ha vivido su profesión muy intensamente. Habrá tenido miles de experiencias gracias al flamenco (posibilidad de viajar, de conocer gente muy diferente…) parece una vida ideal…pero ¿ha sentido alguna vez la necesidad de abandonarlo todo?
Cuando empecé a vislumbrar el ocaso de mi carrera como intérprete, claro que pensé: “Se acabó. Ahora voy a dedicarme a otras cosas que me he dejado en el camino”. Pero más tarde comprendí que sin el baile, en la forma que sea, soy un muerto en vida. Nací para bailar y moriré bailando. Ese es mi destino y lo acepto con resignación y mucho amor.

7-Los artistas, ¿tienen que ser artistas fuera y dentro del escenario?
Claro, no hay otra. Uno no se puede quitar el pellejo y dejarlo en el perchero de tu casa. Al igual que aprendes a vivir con los dolores corporales que te dejan los ensayos, clases y actuaciones, también debes aprender a vivir con las llagas y los arañazos emocionales que te arrancan el espíritu. Lo que no hay que vivir es encerrado en ninguno de los personajes que hayas realizado, por mucho que te hayan marcado. Personaje verdadero sólo es el del carnet de identidad. Pero artista siempre, siempre por los siglos de los siglos.

8-En su forma de hacer e interpretar el flamenco ¿qué pesa más la técnica o la improvisación?
Las dos apartes iguales, como si fuesen dos brazos. Dos extremidades que necesito para mantener el equilibrio.

Antonio Canales durante la Master Class.

Antonio Canales durante la Master Class.

9-Bailaor, coreógrafo, director de escena, escritor, actor, ¿se puede ser todas esas cosas al mismo tiempo sin temor a equivocarse en algo?
Bueno, intentar ser maestro de todas es un empeño quimérico y lunático. Tendrías que tener más vidas que un gato para poder realizar dicho empeño. Mas yo, como buen hombre del renacimiento, me aprovecho de algunas de ellas para ser brillante en las que, en verdad, el que no tiene nombre me dotó con el don de la maestría. Esas son las que se recordarán de mí.

10-¿Qué es Casa Patas para usted?
Mi casa, mi escuela, mi vida… Es mucho más que un local, un restaurante, un tablao o un conservatorio. Es una catedral del flamenco. En ella reí y lloré. Triunfé y perdí. En ella vi todo lo que había que ver en el flamenco y mi espíritu ronda por sus mesas y sus paredes. Y seguiré viviendo allí eternamente. Es un museo vivo y latente, que lo han ido y lo siguen construyendo corazones ilusionados y bohemios. En ella nacieron mis hijos, mis mejores proyectos y en ella pienso seguir construyendo el futuro del Flamenco con mayúsculas. Gracias, Isabel, por tu vida. Gracias a todos los que hacéis posible el bendito milagro de Casa Patas. Vuestro siempre… Antonio Canales.

Anuncios

1 Response to “10 preguntas a Antonio Canales”


  1. 20 abril 2011 en 04:34

    Antonio, el espectaculo de Brasilia, Teatro Nacional, ha sido un bendito milagro para mi, puedes creer! Un grande abrazo desde Brazil,espero que vuelves en 2011, por favor.
    Angela Franca


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Archivo


Lo último en Flickr

La Truco, bailaora y maestra del baile flamenco y sus alumnas aventajadas en Casa Patas, Flamenco en Vivo

Folleto-FLAMENCO-San-Isidro-2017-incompleto

Bota y Tacon Casa Patas

Jose-&-Encarna-Anillo-&-El-Cabeza-1601

Jose-&-Encarna-Anillo-&-El-Cabeza-1602

Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: