Foto con solera: Enrique Guerrero

Cuando alguien nos deja parece que lo correcto es resaltar virtudes y ocultar defectos pero, en este caso, no podía ser de otra manera. Quien ha fallecido era alguien más que el propietario de Casa Patas, era un Señor, en el amplio sentido de la palabra. Exquisitamente educado y de porte elegante, a Enrique Guerrero no hacía falta conocerlo personalmente para verlo caminar por la calle y pensar: “Ahí va un caballero”.

Enrique Guerrero y su amigo, el escritor Raúl del Pozo, durante la presentación del libro “A Bambi no le gustan los miércoles” (Casa Patas,2003)
Enrique Guerrero y su amigo, el escritor Raúl del Pozo, durante
la presentación del libro “A Bambi no le gustan los miércoles”
(Casa Patas,2003)

Trabajador infatigable y tenaz, fue un hombre hecho a sí mismo. Su mente nunca dejaba de maquinar nuevos proyectos, nuevas ideas… algunas de ellas se materializaban en útiles e ingeniosos inventos que llegaba a patentar. Ni de joven -ni ya entrados los años- dejó de ser un gran emprendedor. ¡Nunca podía estarse quieto! Era como un torbellino de ideas en el que nos envolvía a todos los que estábamos alrededor con una sutilidad extraordinaria. Con la misma pasión que se aventuraba a montar un negocio en el fin del mundo, se remangaba la camisa para arreglar una silla destartalada o se ofrecía para llevar las maletas en las giras de los artistas. A él no se le caían los anillos por nada…

Guerrero (cómo se le llamaba cariñosamente) era un hombre valiente y solidario que se sobreponía a cualquier avatar de la vida y que, lejos de amedrentarse, se crecía ante la adversidad, fortaleciéndose hasta llegar a ser un luchador incansable.

Los que hemos tenido la suerte de conocerlo y trabajar a su lado sentimos la amarga pena de perder a quien era mucho más que un simple empresario, era un “jefe” preocupado por nuestro bienestar y responsabilizado por nuestro futuro, un ejemplo a seguir por todos nosotros. Se ha ido Enrique Guerrero, fundador de Casa Patas y presidente de su Fundación, alma de éste local emblemático. Se ha ido, como diría su hijo Martín, “un gran tipo”.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.